NOVAMET 910 y la gestión de fluidos aumentan la productividad y protegen al equipo y al medio ambiente.


Acerca de AUMA RIESTER.

AUMA Riester cuenta con 2300 empleados en todo el mundo que fabrican actuadores eléctricos para válvulas. Los actuadores son componentes cruciales para cualquier flujo de material, para su seguridad y para la rentabilidad de plantas industriales completas. Los productos de la empresa familiar se pueden encontrar en todo el mundo en centrales eléctricas, suministro de agua, refinerías e instalaciones de alta mar, así como en casi todas las áreas de producción industrial. Las carcasas de la unidad giratoria y el control están hechas de hierro fundido gris o aluminio fundido y se fabrican en fundiciones de todo el mundo.

En Müllheim se fabrican diferentes carcasas de actuadores, de engranajes cónicos y de engranajes rectos, así como bridas de salida y carcasas de control de aluminio utilizando centros de mecanizado de alto rendimiento. Los pasos de procesamiento incluyen taladrado, fresado, torneado, fresado de roscas y roscado. Los centros de mecanizado pesado y ligero generan una gran cantidad de virutas.

El desafío.

Cuando, en 2010, AUMA Riester decidió cambiar a lubricantes refrigerantes modernos en su producción, los motivos no eran solo aspectos de producción, sino también la protección de la salud y la responsabilidad hacia los empleados y el medio ambiente. Esto se basa en valores que están firmemente anclados en la empresa familiar desde hace mucho tiempo.

Por lo tanto, desea alejarse de los lubricantes refrigerantes que contienen ingredientes cuestionables. Aunque hasta el momento no ha habido incidentes ni quejas de los empleados, no se sabe nada sobre los efectos a largo plazo del contacto frecuente con los conservantes.

Además, a AUMA Riester le gustaría actuar con responsabilidad antes de que se conozcan los riesgos. También quiere ir un paso por delante de las normas legales. «Porque todos somos conscientes de que las normas son cada vez más exigentes como parte de una mayor concienciación sobre la salud», asegura Andreas Völker, Jefe de grupo de planificación de recursos de Auma Riester en Müllheim.


Análisis detallado y recomendación de NOVAMET 910.

Con Oemeta Chemische Werke GmbH, AUMA Riester ha encontrado un socio competente que no solo es proveedor, sino también un fabricante acreditado de lubricantes refrigerantes. Al analizar la situación se encontraron residuos de lubricante refrigerante en la refrigeración interna de los husillos, entre otras cosas. También era evidente que el control del producto anterior que contiene boro no estaba ajustado de manera óptima, lo que favorecía la formación de hongos. Rápidamente se pusieron de acuerdo sobre el lubricante refrigerante universal NOVAMET 910 de Oemeta.

 

 

 

NOVAMET 910 optimiza el rendimiento de perforación, la estabilidad y la vida útil.

Alto poder de lavado y aclarado, así como una protección fiable contra la corrosión.

NOVAMET 910 no contiene ácido bórico ni formaldehído, es ideal para mecanizar acero, fundición gris, aleaciones de aluminio y metales no ferrosos y presenta una alta estabilidad y una larga vida útil. Recomendado para uso en máquinas individuales y en sistemas de circulación central, asegura la limpieza de máquinas y piezas de trabajo gracias a su alta capacidad de lavado y enjuague y a su protección confiable contra la corrosión. Además, tiene una alta compatibilidad cutánea. Todo ello eran requisitos que exigía AUMA Riester.

Mayor vida útil de las herramientas y mejor efecto de limpieza.

Después de una fase de prueba de seis meses en dos máquinas con suministro individual de 1500 litros de lubricante refrigerante, se confirmaron rápidamente las propiedades de fabricación y las ventajas de NOVAMET 910 prometidas por Oemeta. «En particular, mejoró increíblemente la vida útil de las herramientas y el efecto de limpieza», recuerda Andreas Völker. También aumento significativamente el rendimiento de taladrado, especialmente con diámetros pequeños, debido a una mejor rotura de viruta. Por lo tanto, se decidió realizar el cambio en todas las máquinas.

«Cuando cambiamos a lubricantes refrigerantes sin boro ni formaldehído para el mecanizado, los costes se dispararon inicialmente, en contra de nuestras expectativas», recuerda Andreas Völker. «Cuando encargamos a Oemeta la gestión de fluidos, las cosas mejoraron de repente y hoy ahorramos alrededor de 40 000 euros al año», explica el responsable de grupo de planificación de recursos de AUMA Riester.

Cómo fue posible evitar las pérdidas de productividad.

Como es habitual, el lubricante refrigerante se cambiaba después de unos seis meses, dependiendo del aspecto y de si hay olor. Sin embargo, dado que el precio de compra de NOVAMET 910, que no contiene boro ni formaldehído, era más alto que el del producto anterior, esto suponía una carga mayor de lo previsto para el área de producción. Especialmente después de las interrupciones operativas de verano y Navidad, el lubricante refrigerante se cambiaba por completo debido a que se generaban olores. «Además de los costes del producto, también había que tener en cuenta el tiempo de inactividad de la máquina debido al tiempo de llenado de aproximadamente 240 minutos, lo que no ayudaba precisamente a aumentar la productividad», recuerda Andreas Völker.


La gestión de fluidos prolonga la vida útil del lubricante refrigerante.

Los gerentes de AUMA supieron que era posible evitar la pérdida de productividad gracias a Thomas Matter, quien les presenta la gestión de fluidos, llamada «Coolant Management» en Oemeta. Lo más importante es que la vida útil del lubricante refrigerante es aproximadamente cuatro veces mayor a dos años, los costes se reducen y el cambio de lubricante refrigerante se acerca más al cálculo original.

Para AUMA, Oemeta ha reunido medidas efectivas de un sistema modular en un paquete de gestión de lubricantes refrigerantes. Además de la adquisición de lubricantes refrigerantes, el servicio incluye las áreas de seguimiento, mantenimiento, servicios de laboratorio, gestión de documentación, medidas de control y eliminación. 

En este caso concreto, Oemeta presta los siguientes servicios a AUMA:

  • Medición semanal de sistemas llenados individualmente según TRGS 611 y el reglamento DGUV 109-003, también electrónicamente, con sistema de código de barras
  • Documentación completa
  • Creación de un registro de ejecución con comentarios sobre medidas inmediatas
  • Elaboración de una lista de tareas semanales
  • Suministro de equipos de medición
  • Elaboración del plan de mantenimiento (después de la evaluación in situ)
  • Implementación de las medidas inmediatas necesarias, como adición de concentrado, conservación en caso de infestación bacteriana y adición de varios agentes de suspensión

Resultados convincentes gracias a la medición y el control periódicos.

«Lo que nos convenció de todo esto fue el enfoque profesional», subraya Andreas Völker. «El personal de servicio de Oemeta incluso tiene un plan de ruta que optimiza los trayectos entre las máquinas». Las mediciones periódicas y las medidas inmediatas significan que el lubricante refrigerante se puede usar en cada máquina durante mucho más tiempo sin perder su eficiencia. El rendimiento de la lubricación se mantiene siempre óptimo y «mucho mejor que antes».

Se consiguieron las siguientes mejoras:

  • Ahorro de lubricante refrigerante y aumento de los tiempos de funcionamiento de la máquina debido a la reducción de nuevos llenados
  • Reducción de costes de nuevo llenado, horas de mano de obra y eliminación
  • Aumento de la fiabilidad de los procesos y aseguramiento del proceso de mejora continua
  • Prevención de tiempos de inactividad de la máquina debido a la infestación de hongos y fluctuaciones extremas en la concentración

Oemeta recomienda Coolant Management a pesar de la pérdida de ventas.

A Andreas Völker le impresionó mucho «que Oemeta ofreciera este servicio y aceptara el pedido, aunque supusiera una pérdida de ventas para Oemeta, ya que tenemos que pedir lubricante refrigerante nuevo con menos frecuencia». Esto no es una contradicción en términos de cómo Oemeta se ve a sí misma, como comenta el Director regional de ventas, Gerrit Walker: «Para nosotros, las personas y el medio ambiente, así como las relaciones a largo plazo con los clientes, son lo primero, no las ganancias rápidas». Por eso, Gerrit Walker quiere clientes que tengan la paciencia necesaria. «Porque se puede mejorar rápidamente, pero la optimización solo se consigue tras meses de comparación».

La gestión de refrigerantes debe convertirse en parte del proceso de mejora continua (CIP) y contribuir de forma duradera al aumento de la productividad. Todos los involucrados confirman que esto tuvo un éxito impresionante en AUMA Riester, en parte porque AUMA Riester y Oemeta tienen valores similares como una empresas familiares. Y así, más allá del considerable ahorro económico anual de 40 000 euros, se tiene la buena sensación de haber hecho algo por la salud de los empleados y el medio ambiente.

Andreas Völker (a la izquierda en la imagen) está impresionado «de que Oemeta ofreciera una gestión de fluidos, a pesar de que tuviera que aceptar una caída en las ventas como resultado».


Máxima calidad con responsabilidad.

Información sobre la empresa AUMA Riester GmbH & Co. KG

La empresa AUMA Riester, fundada en 1964 por Werner Riester y Rudolf Dinse en Ostfildern-Nellingen, cerca de Stuttgart, desarrolla y fabrica actuadores eléctricos para válvulas con 2300 empleados en todo el mundo. Los productos de la empresa familiar se pueden encontrar en centrales eléctricas, suministro de agua, refinerías e instalaciones de alta mar, así como en casi todas las áreas de producción industrial. Esto incluye, por ejemplo, la central eléctrica Schwarze Pumpe de 1600 MW, el parque de tanques más grande del mundo operado por BP en Rotterdam y la Presa de las Tres Gargantas en China.

Los actuadores eléctricos automatizan los accesorios en este tipo de sistemas de ingeniería de procesos. Regulan el flujo de sustancias a través de los accesorios y están controlados por un mecanismo de control.

En ellos se accionan compuertas o grifos con pares de 10-675 000 Nm o empujes de 3,8-217 kN. Los actuadores constan de una caja de engranajes con un motor eléctrico con brida y un controlador integrado, que contiene dispositivos de conmutación y la interfaz de comunicación con el sistema de control.

Los requisitos para un funcionamiento seguro son extremadamente altos, no solo en las centrales nucleares, a las que la empresa con sede en Baden abastece desde hace más de 25 años.

Transmission in front view
AUMA Riester GmbH & Co. KG

Informe de aplicación